¿Por qué se caen las uñas? ¿Cómo prevenir la onicomadesis?

Home General ¿Por qué se caen las uñas? ¿Cómo prevenir la onicomadesis?
+

Introducción

La lámina ungueal puede verse afectada por desprendimientos proximales y distales. De ellos, el más frecuente ocurre a nivel distal y se conoce como onicolisis, la separación de la lámina ungueal en la zona proximal se denomina onicomadesis.

La onicomadesis permite el crecimiento de la uña debido a que el lecho ungueal no sufre daños. Por eso, este signo tiende a pasar inadvertido para los profesionales y pacientes o es diagnosticado erróneamente como onicomicosis.

Definición de onicomadesis

La onicomadesis es un signo poco conocido que consiste en la separación o el despegamiento (parcial o completo) indoloro y sin inflamación de la lámina del lecho ungueal en la zona proximal, apareciendo por debajo una uña nueva. Puede afectar tanto a los dedos de las manos como la de los pies.

Esto provoca la detención súbita en el crecimiento de las uñas. En ocasiones pueden aparecer junto a formas menores, denominadas líneas de beau (surcos o estrías transversales en la uña), reflejando interrupciones leves en el crecimiento de la uña y que pueden darse simultáneamente en el mismo paciente como resultado de la misma enfermedad.

¿Por qué se nos despegan las uñas?

La onicomadesis en la mayoría de los casos suele ser idiopáticas (causa desconocida), aunque puede estar asociada a:

  • Exposición a medicamentos.
  • Enfermedades sistémicas (incluidas infecciones).
  • Factor hereditario.

Onicomadesis en niños

El desprendimiento completo de la uña (onicomadesis) es poco frecuente en la infancia y produce alarma entre los familiares y cuidadores de los niños.

Puede deberse a una variedad de patologías locales y sistémicas o aparecer tras la exposición a determinados fármacos, aunque la mayoría de los casos son idiopáticos (causa desconocida).

Causa de la onicomadesis

Causas locales

  • Paroniquias agudas: Inflamación de tejido periungueal que cursa con eritema, dolor y aumento de la temperatura local, asociado o no a contenido purulento. El agente causal más común es Staphyloccocus auresus aunque también puede deberse a causas virales (panadizo herpético) o fúngicas (paroniquia candidiásica).
  • Trauma local.

Causas sistémica

  • Desnutrición.
  • Toxicodermias.
  • Reagudización de enfermedades sistémicas graves. Patologías dermatológicas.
  • Patologías no dermatológicas como la enfermedad de Kawasaki, la escarlatina, la enfermedad Boca-Mano-Pie, la trombocitopenia, ciertas alteraciones neurológicas y el lupus eritematoso sistémico.
  • Administración de algunos medicamentos: Como antibióticos (penicilina, cloxacilina, azitromicina), retinoides, litio, fármacos anticonvulsivantes, tratamiento con citotóxicos.
  • Factor hereditario como la onicomadesis congénita, posiblemente en relación con el estrés del parto.

Cómo podemos diagnosticar la onicomadesis

El diagnóstico es clínico, por lo que cobra especial importancia, la exploración realizada por el podólogo, con una anamnesis dirigida a las causas antes descritas.

Solo se precisa pruebas complementarias en caso de que se sospeche alguna causa sistémica o un agente infeccioso local.

Si observa cambios en el crecimiento de la lámina ungueal en sus pies consulte con su podólogo de confianza. Él estará encantado de asesorarle y darle un diagnóstico certero a su dolencia e instaurarle el tratamiento adecuado para evitar complicaciones en el crecimiento de sus uñas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *