La Elección del Calzado Deportivo

Home artículos La Elección del Calzado Deportivo
+

LA ELECCIÓN DEL CALZADO DEPORTIVO

En la actualidad existen muchos tipos de calzado para realizar deporte. Hay infinidad de marcas que nos bombardean con publicidad diciendo que su calzado es el mejor, más cómodo y efectivo para la práctica deportiva.

Hoy en este artículo haremos algunas aclaraciones y daremos unos consejos que nos serán de utilidad a la hora de elegir el calzado deportivo más adecuado.

Errores comunes en la elección del calzado deportivo

Lo primero que debemos saber es que los zapatos deportivos son exclusivamente para realizar la actividad en sí, no es recomendable utilizarlos para otras actividades de la vida cotidiana.

A lo largo de nuestra profesión hemos explorado a muchos niños en los colegios y la mayoría utilizan calzado con multitacos para la actividad diaria. Cuando este tipo de calzado debería utilizarse exclusivamente para deportes en terreno de albero.

Este fenómeno desencadena inestabilidad en la marcha y sobrecarga en determinados puntos del pie, pudiendo ocasionar metatarsalgia (dolor en la zona plantar de los metatarsianos) o fracturas de estrés en los huesos.

En otras ocasiones hemos observado que los zapatos que utilizan eran heredados. Esto a largo plazo presenta consecuencias negativas llegándose a producir lesiones. Puesto que cada persona es única en su forma de caminar y desgasta el zapato por determinadas zonas, haciendo que el pie en un zapato usado por otra persona se coloque de una forma patológica.

¿Cómo elegir mi calzado deportivo?

Para comprar un zapato deportivo es conveniente ir al final de la tarde, ya que el pie se dilata a lo largo del día y así evitaremos roces realizando la actividad.

Debemos comprobar que el calzado se doble solamente por la zona de la puntera y evitar a toda costa los zapatos que se pueden doblar tipo “fregona”. Estos provocaran inestabilidad y esguinces de tobillo.

Las zapatillas de deporte deberán ser de cordones y con cambrillón (refuerzo en la parte central y plantar del calzado) permitiendo la sujeción del pie y la adecuada propulsión.

Además deberá tener una amortiguación adaptada a la actividad que vayamos a realizar. No es lo mismo un deporte de impacto como es el baloncesto o voleibol, que la esgrima.

La zona del talón debe tener contrafuerte. Este mecanismo evita la excesiva pronación o supinación del pie, así dificultamos que este vuelque hacia dentro o hacia fuera.

Los laterales del talón en la suela deben ser recto y perpendicular hacia el suelo, lo que se denomina un calzado neutro. La corrección debe realizarse con unas plantillas personalizadas y con los grados de corrección correspondientes a cada persona.

Por último, hay un componente en las zapatillas deportivas que muchos desconocen. El último ojal o agujero para los cordones, al que no solemos prestar atención. Este se utiliza para dar mayor sujeción al pie y evitar así los roces y ampollas.

El podólogo deportivo puede ayudarte en la elección de tus zapatillas deportivas. Si necesitas información del calzado que te vendría mejor para tu actividad, acude a tu clínica podológica. Estaremos encantados de ayudarte.

Dr. José Domingo Calle Moreau

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *